Invertir en el sur para seguir haciendo grande Madrid

  • En el distrito de Carabanchel ya están en marcha las obras de un nuevo campo de hockey y el arreglo del Camino Alto de San Isidro, junto con el inicio de un nuevo proyecto comunitario en un solar abandonado durante años en la Calle Caronte
  • En el distrito de Moratalaz el programa municipal MAD-RE ha permitido la realización de mejoras en más de 2.800 viviendas reduciendo el consumo energético y las emisiones de CO2

Tener una ciudad más justa es apostar por invertir en aquellas zonas que históricamente no han sido prioritarias para las administraciones públicas. Por eso, a lo largo de esta legislatura, el sur de nuestra ciudad ha estado en el punto de mira del Ayuntamiento de Madrid para empezar a revertir el desequilibrio existente con otras zonas. El pasado jueves, Manuela Carmena, acompañada de Nacho Murgui y Esther Gómez, visitaba el madrileño barrio de Carabanchel donde se están realizando varias intervenciones encaminadas a mejorar el espacio público. De la mano de José Manuel Calvo ha visitado también el distrito de Moratalaz donde ha podido ver las mejoras del Plan MAD-RE que se han llevado a cabo en más de 2.800 viviendas.

Más Deporte

El parque de Las Cruces (Carabanchel) es uno de esos espacios que, próximamente, contará con una nueva pista de hockey de césped artificial gracias a una inversión de más de un millón de euros que permitirá seguir apostando por el deporte base. Esta actuación se enmarca en una legislatura en la que también se ha instalado césped artificial en los campos de fútbol de San Martín de Porres o Vía Lusitana, se ha establecido un modelo de gestión municipal en el Polideportivo Francisco Fernandez Ochoa y se ha rehabilitado integralmente La Mina. Apostar por el deporte base -mejorando sus instalaciones- es un compromiso fundamental para tener una ciudad más saludable para todos los vecinos y vecinas. 

Más espacios públicos

El Vial del Alto de San Isidro (colonia construida en su momento por el IVIMA) es otra de las zonas que está mejorando sus aceras gracias al trabajo que vienen desarrollando los Equipos de Actuación Distrital que, además, desarrollan su tarea en coordinación con la Asociación de Vecinos de la zona que hicieron de anfitriones en esta visita compartiendo, además de té moruno y dulces, reflexiones para seguir mejorando el barrio. Las obras de reurbanización y mejora tienen un presupuesto que supera los 150.000 euros, financiados con el Fondo de Reequilibrio Territorial. En unas semanas, se estrenarán aceras y el acceso a las viviendas, con nueva pavimentación y bancos, mejorando y haciendo más amable el espacio público.

 

Caronte, una de las calles aledañas, ha albergado durante años un vertedero ilegal en un descampado que esperaba la construcción de una residencia de mayores por parte de la Comunidad de Madrid, una dotación que de momento sigue sin llegar al barrio. El Ayuntamiento de Madrid ha recuperado recientemente el uso del terreno lo que ha permitido limpiar la zona. Además, ayer se presentaba el proyecto comunitario que se desarrollará en la zona -en colaboración con la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS)- que permitirá la instalación de distintos módulos gestionados por entidades y asociaciones que seguirán profundizando en el trabajo comunitario de la zona. 

Más sostenibilidad

En Moratalaz el Plan MAD-RE -regeneración urbana de viviendas- ha posibilitado las mejoras en fincas de la zona, mayoritariamente construidas en las décadas de los 50, 60 y 70. Desde el año 2016 más de 63.600 familias de la ciudad de Madrid han solicitado ayudas y subvenciones para la rehabilitación de sus viviendas, habiendo destinado el Ayuntamiento de Madrid 123,7 millones de euros para ello y siendo la inversión total de 211,2 millones de euros. Se han instalado más de 1.400 ascensores lo que mejora significativamente la vida de los vecinos y vecinas, se han generado más de 15.000 empleos y se ahorran cada año 55.900 toneladas de CO2 lo que supone un beneficio importante para la calidad del aire de la ciudad.

 

En materia de movilidad se ha intervenido para ofrecer jerarquía vial al distrito con tres tipos de espacios claramente diferenciados: una estructura viaria que ordena el distrito y mejora la conexión con los distritos colindantes; un viario local que rodea las manzanas y sus espacios interiores; el aumento de capacidad de estacionamiento y la recuperación de espacio para el peatón. Todo esto ha requerido la modificación de la circulación en algunas vías, en lo relativo al número de carriles y el sentido de su circulación en algunas de ellas; la redistribución de las calles y el ancho de sus aceras con la idea de crear itinerarios más amables para peatones y ciclistas.

Suscríbete a las novedades

Únete a Más Madrid